Cómo solucionar problemas puntuales de capacidad en un aeropuerto

By Alain Urbeltz - Airports Product Manager Mayo 2018

En los aeropuertos de nivel 2 y 3 (Aeropuertos con Horarios Facilitados y Aeropuertos Coordinados) es habitual que el gestor aeroportuario deba enfrentarse a problemas de capacidad que se ven agravados en determinadas épocas del año y en ciertos momentos del día. Esta circunstancia se manifiesta en forma de retrasos generalizados, ya que, cuando en un aeropuerto congestionado es necesario modificar el horario de un vuelo, reubicar este dentro de la planificación hace que muchos otros se vean afectados.

Para prevenir estos retrasos en los vuelos es imprescindible atenerse a las Worldwide Slot Guidelines (WSG) de la Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA) para la gestión de slots. Si esto no fuera suficiente, para solucionar problemas puntuales de capacidad en un aeropuerto existen algunas soluciones complementarias que veremos a continuación.

Capacidad del aeropuerto: recursos limitantes

La determinación de la capacidad de un aeropuerto es una cuestión compleja, ya que en él concurren varios sistemas que interactúan dentro de una misma infraestructura:

  • Aviones en proceso de aterrizaje, despegue o turnaround.
  • Flujo de viajeros y equipajes dentro de las instalaciones.
  • Conexiones con redes de metro, tren o cercanías.
  • Tráfico de vehículos que acceden por carretera, como coches particulares, taxis o autobuses.

En general, la capacidad del aeropuerto se mide en función de la del sistema con mayores limitaciones. Normalmente, este será el ámbito estrictamente aeronáutico y, dentro de él, las pistas de aterrizaje. En consecuencia, la capacidad general del aeropuerto se calculará en forma del número de operaciones por hora que este último espacio se encuentre en condiciones de asumir. 

Opciones para incrementar puntualmente la capacidad del aeropuerto

En situaciones de congestión, es posible aplicar ciertas medidas conducentes a incrementar puntualmente la capacidad del aeropuerto, como destaca un estudio del Instituto Mexicano de Transporte elaborado por Alfonso Herrera García. En último extremo, estas medidas irán dirigidas a despejar el área de tránsito de las aeronaves y las pistas de aterrizaje, de forma que se consiga fluidez en las operaciones aeronáuticas.

a) Reducción de la demanda dentro de la infraestructura aeroportuaria

En primer lugar, podemos centrarnos en derivar ciertas operaciones a enclaves externos al aeropuerto para lograr, así, que la infraestructura aeroportuaria registre una menor demanda. Algunas opciones son:

  • El procesamiento de pasajeros fuera del aeropuerto, por ejemplo en estaciones de tren, autobús o metro.
  • La ubicación de aeronaves en posiciones remotas, conectadas con los edificios de las terminales por medio de autobuses.
  • El traslado a aeropuertos cercanos de ciertos tipos de vuelos o de algunas aerolíneas.

b) Redistribución de los slots para aliviar las horas punta

Un fenómeno común en muchos aeropuertos es la concentración de las operaciones en horas punta. Para aliviar estos picos de actividad se puede trabajar en la redistribución de slots, bien sea mediante acuerdos con las aerolíneas, o bien mediante una decisión de la administración aeroportuaria.

c) Optimización del uso de las instalaciones aeroportuarias con apoyo tecnológico

Por otro lado, aumentar la capacidad del aeropuerto también está a nuestro alcance mediante la aplicación de innovaciones operacionales o tecnológicas. Algunas propuestas en esta línea son:

  • Integrar los servicios aéreos con el ferrocarril, haciendo que la facturación y la recogida de equipajes se produzca directamente en las estaciones de tren.
  • Apostar por pistas independientes, preparadas para acoger tanto despegues como aterrizajes de aviones, en vez de usar pistas segregadas (unas solo para despegar y otras únicamente para tomar tierra).

Utilizar soluciones tecnológicas de gestión de slots como Condor de Ikusi, capaz de planificar y monitorizar el cumplimiento de los slots en tiempo real, detectar problemas de capacidad en el aeropuerto e identificar el recurso limitante que los está provocando. Condor ayuda al gestor aeroportuario en la toma de decisiones y se integra con los sistemas de los ANSP para una mejor planificación del tráfico aéreo.