Integración de los sistemas de seguridad y la AODB, una nueva dimensión de la seguridad

By Alfonso Sardón Mayo 2019

El miedo a volar hace que muchas personas se preocupen obsesivamente por el estado del avión en el que van a viajar. Una inquietud que se reproduce con menor intensidad mientras estamos en tierra, en la terminal.

Sin embargo, los gestores aeroportuarios tienen a la seguridad de los pasajeros y de las infraestructuras entre sus principales inquietudes. Y, sobre todo, se plantean cómo mantener unos altos niveles de seguridad sin perturbar la comodidad del pasajero durante toda su estancia en la terminal. Ikusi se ha hecho eco de esta disyuntiva y se ha puesto manos a la obra para desarrollar una nueva propuesta orientada al sector aeroportuario. 

Ikusi plantea dar un paso más allá a través de la integración de los sistemas de seguridad y la AODB (Airport Operational Database) del aeropuerto, de tal manera que los sistemas de seguridad se enriquecen con metadatos de las operaciones de vuelo. 

Este enfoque permite calibrar el nivel de riesgo de los vuelos de entrada y salida en función del concepto de riesgo o ‘vuelo caliente’, definido específicamente por cada aeropuerto. Y lo que es más importante, cada elemento de seguridad se asocia con un recurso, de tal manera que el ámbito de búsqueda, gracias a la integración con la AODB, se limita a un vuelo concreto. Un grado de automatización superior que permite realizar la trazabilidad del vuelo asociada a los sistemas de seguridad. 

Este planteamiento acaba con las largas horas visualizando el contenido grabado por las cámaras. La solución de integración propuesta por Ikusi limita el contenido que hay que analizar porque permite conocer el vuelo, la puerta de embarque o la cinta de equipajes concreta que hay que analizar. 

Esta integración se puede realizar sobre plataformas de diferentes fabricantes y también sobre sistemas independientes, lo que proporciona a la propuesta una mayor versatilidad y constituye una facilidad adicional para crear este nuevo marco de seguridad aeroportuaria, en el que los sistemas de seguridad y la operación aeroportuaria se alían.